Cómo estudiamos

Aprender, estudiar o ambos.

Estudiar y aprender pueden parecer sinónimos, pero podemos distinguir aspectos diferentes entre estas dos acciones tan importantes para la educación.

Para la Real Academia de la Lengua, Estudiar es “ejercitar el entendimiento para alcanzar o comprender algo. Recibir enseñanzas en las universidades o en otros centros docentes”.

La definición que hace de Aprender es “adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia”. Por lo que se puede deducir que el aprendizaje es la acción o efecto de aprender. En el ámbito de la Psicología, el aprendizaje se entiende como la “adquisición por la práctica de una conducta duradera”.

De todo ello podemos deducir que:

  • cuando un “estudiante” se dedica a “estudiar”, se centra en alcanzar o comprender algo, además de recibir conocimientos en los centros docentes o universidades;
  • cuando el “estudiante” se implica más en sus conocimientos y lo que desea es “aprender”, avanza un poco más y, no se limita a comprender, sino que adquiere el conocimiento y este perdura por un tiempo.
  • en el momento que el “estudiante” realiza el aprendizaje, se transforma en “aprendiz”, no solamente ha estudiado, sino que lo puede poner en práctica y mejorar su acción.

Ambos procesos son necesarios e imprescindibles para toda persona que desee o necesite mejorar o adquirir conocimientos y competencias (alumnos de todos los niveles educativos, adultos, personas de todas las edades…)

fondo-con-objetos-decorativos-y-chico-leyendo_23-2147613339

 

El primer proceso es “estudiar”, pues sin una comprensión adecuada de aquello que necesitamos adquirir, el aprendizaje no es posible. Una etapa posterior implica un autodescubrimiento y aplicación efectiva de los conocimientos y competencias adquiridas: “aprender”.

El aprendizaje implica un mayor nivel de implicación personal, creatividad e imaginación en su exposición del conocimiento; también conlleva mayor flexibilidad en su forma de expresarse.

Un buen aprendiz siempre intenta poner en práctica lo que sabe, es capaz de autocontrolar y evaluar su aprendizaje. El alumno/aprendiz es un participante activo y directamente implicado en el proceso de aprendizaje; los buenos aprendices utilizan un amplio abanico de estrategias de aprendizaje.
En la actualidad, cada vez se vuelve más necesaria la colaboración y guía para estos aprendices, tanto en los centros educativos como en Centros de Aprendizaje, donde se prime este proceso frente a una enseñanza tradicional en la que el estudiante adopta una postura pasiva.

infografia-de-estudio-y-aprendizaje_23-2147493084

Los beneficios del aprendizaje se resumen en los siguientes:

  • los aprendices controlan su propio proceso.
  • los aprendices son capaces de aprender, incluso fuera del ambiente habitual de clase.
  • pueden transferir las estrategias de aprendizaje a otros ámbitos y materias.
  • tienen un gran potencial que es capaz de desarrollarse.
  • ellos son los que marcan su propio ritmo de aprendizaje.
  • los aprendices ganan en autonomía y prestan mayor interés por lo que aprenden.

Como conclusión, los beneficios del aprendizaje son muy superiores a los del estudio básico, y es hacia allí a donde deberemos dirigir nuestros esfuerzos, como formadores y como aprendices.

aprender

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s